La derrota del rey

Érase una vez un rey que un día hizo colgar un aviso: “Al niño capaz de decirme una buena mentira le daré un gran premio”. Oyeron esto los nobles y oficiales de la corte, y fueron sus hijos a contar toda clase de mentiras al rey, pero ninguna le agradaba. En el mismísimo final se apareció un muchacho pobre.

–Y tú, ¿a qué has venido? –preguntóle el rey.

–Mi padre me mandó a que cobrara una deuda que Su Majestad tiene con él.

–Con tu padre no hay ninguna deuda, tú mientes –contestó el rey.

–Si realmente he mentido, entrégueme entonces el premio.

El rey se dio cuenta del ardid y repuso con prontitud:

–Ahora que lo pienso, tienes razón, no has dicho ninguna mentira.

–Si yo no he mentido, entonces pague su deuda –dijo el muchacho.

Al rey no le quedó más remedio que mandarlo a casa entregándole una bolsa de oro y frutas como había prometido.

  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now