Domingo siete

Había una vez dos compadres güechos, uno rico y otro pobre. El rico era muy mezquino, de los que no dan ni sal para un huevo. El pobre, iba todos los viernes al monte a cortar leña que vendía en la ciudad cuando estaba seca.

Uno de tantos viernes se extravió en la montaña, y le sorprendió la noche sin poder dar con la salida. Cansado de andar de aquí y de allá, resolvió subirse a un árbol para pasar allí la noche. Ató al tronco el burro que ayudaba en su trabajo y él se encaramó casi hasta la copa. Al rato de estar allí, vio de pronto que a lo lejos se encendía una luz. Bajó y se encaminó hacia ella. Cuando Ia perdía de vista, subía a un árbol y se orientaba.

AI irse acercando, vio que se trataba de una gran fiesta. Se oía música, cánticos y carcajadas. El hombre aseguró su bestia y se fue acercando poquito a poco.

El festejo era muy adentro, porque las salas que estaban a la entrada se encontraban vacías. En puntillas se fue metiendo hasta que dio con lo que era. Se escondió detrás de una puerta y se puso a curiosear por una rendija: la sala estaba llena de brujas mechudas y feas que bailaban pegando brincos como monos y que cantaban a gritos una única canción:

“Lunes y martes y miércoles tres”

Pasaron las horas y las brujas no se cansaban de sus bailes, y siempre cantaban:

“Lunes y martes y miércoles tres”

Aburrido el pobre compadre de oír la misma cosa, agregó cantando con su vocecilla de güecho:

“Jueves y viernes y sábado seis”

Gritos y brincos cesaron.

- ¿Quién ha cantado? -preguntaban unas.

- ¿Quién ha arreglado tan bien nuestra canción? - decían otras.

- ¡Qué cosa más linda! ¡Quien ha cantado así merece un premio!

Todas se pusieron a buscar y por fin dieron con el compadre pobre, que estaba en un temblor detrás de la puerta. ¡Ave María! No hallaban dónde ponerlo: unas lo levantaban, otras lo bajaban, y besos por aquí y abrazos por allá.

Una gritó:

- Le vamos a cortar el güecho.

- ¡Sí, sí!

El pobre hombre dijo:

-¡Eso sí que no!

 Pero antes de acabar, ya estaba la inventora rebanándole el güecho con un cuchillo, sin que él sintiera el menor dolor y sin que derramara una gota de sangre. Luego sacaron del cuarto de sus tesoros sacos llenos de oro y se lo ofrecieron en pago de haberles terminado su canto. Él trajo su burro, cargó los talegos y partió por donde las brujas le indicaron. Al alejarse las oía desgañitarse:

“Lunes y martes y miércoles tres

Jueves y viernes y sábado seis”

Sin dificultad llegó a su casita, en donde su mujer y sus hijos le esperaban acongojados porque temían que le hubiera pasado algo. Les contó su aventura y mandó a su esposa que fuera a donde al compadre rico y le pidiese una cuartilla para medir el oro que traía.

Ella fue y dijo a la mujer del compadre rico, que estaba sola en casa:

- Comadrita, ¿quiere prestarme una cuartilla? Es que vamos a medir unos frijolitos que recogió mi marido.

Pero la mujer del compadre rico se puso a pensar:

- Cállate, ¿acaso tu marido ha sembrado nada? ¿Quién mejor que nosotros sabe que no tienen más terreno que ese en que están clavadas las cuatro estacas del rancho?

Y untó de cola el fondo del cuartillo para averiguar qué iban a medir sus compadres pobres.

Estos midieron tantos cuartillos de oro que hasta perdieron la cuenta. Al devolver la medida, no se fijaron que en el fondo habían quedado pegadas unas cuantas monedas. La comadre rica que era muy angurrienta, y que no podía ver bocado en boca ajena, al ver aquello se santiguó y se fue a buscar a su marido.

- ¿Mira, piensas que tu compadre es un arrancado, que tiene casi que andar con una mano atrás y otra adelante para taparse, que no tiene ni dónde caerse muerto? Pues estás muy equivocado. . .

Y la mujer mostró el cuartillo, contó lo ocurrido y lo estuvo cucando hasta que hizo al compadre rico irse a buscar al pobre.

- ¡Ajá, compadrito! -le dijo - ¡Qué indigno es usted! ¿Conque tenemos que medir el oro en cuartillo?

El otro que era un hombre que no mentía, contó su aventura sencillamente. El rico volvió a su casa lleno de envidia. La mujer le aconsejó que fuera al monte a cortar leña.

- Quien quita --le dijo - que te pase lo mismo.

El viernes muy de mañana se puso en camino con cinco mulas y todo el día no hizo más que volar hacha. Al anochecer se metió en lo más espeso de Ia montaña y se perdió.

Se subió a un árbol, vio la luz y se fue hacia ella. Llegó a la casa en donde las brujas celebraban cada viernes sus fiestas. Hizo lo mismo que su compadre pobre y se metió detrás de la puerta. Estaban las brujas en lo mejor de su canto:

“Lunes y martes y miércoles tres,

Jueves y viernes y sábado seis”

Cuando la vocecilla del güecho cantó, toda hecha un temblor:

- Domingo siete. . .

¡Ave María! ¡Para qué lo quiso hacer! Las brujas se pusieron furiosísimas a arrancarse los pelos y a gritar de cólera:

- ¿Quién es el atrevido que nos ha echado a perder nuestra canción?

- ¿Quién es quien ha salido con ese “Domingo siete“?

Y buscaban enseñando los dientes, como los perros cuando van a morder. Encontraron al pobre hombre y lo sacaron a tropezones y golpes.

  • Ahora verás lo que te va a pasar, güecho de todita la trampa - dijo una que salió corriendo hacia el interior. Luego volvió con una gran pelota entre las manos, que no era otra cosa que el güecho del compadre pobre, y ¡pan! lo plantó en Ia nuca del infeliz, en donde se pegó como si allí hubiera nacido.

Le desamarraron las mulas, las libraron de sus cargas de lea y las echaron monte adentro.

Al amanecer fue llegando el compadre rico a su casa con dos güechos, todo dolorido y sin sus cinco mulas y por supuesto, a la vieja se le regaron las bilis y tuvo que meterse en la cama.

Se sugiere ver: Los dos jorobados

  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now