Dos monjes y una muchacha

Dos monjes, Tanzán y Ekido, viajaban juntos a lo largo de un camino embarrado. Llovía a cántaros y sin parar. Al llegar a un cruce se encontraron con una hermosa muchacha, vestida con un kimono y un ceñidor de seda, incapaz de vadear el camino.

- Vamos muchacha – dijo Tanzán sin más. Y, levantándola en sus brazos sobre el barro, la pasó al otro lado.

Ekido no dijo ni una sola palabra hasta que, ya de noche, llegaron al monasterio. Entonces no pudo resistir más:

- Los monjes como nosotros – le dijo a Tanzán – no deben acercarse a las mujeres, sobre todo si son bellas jovencitas. Es peligroso. ¿Por qué lo hiciste?

- Ya la levanté, y luego la dejé allí – le contestó Tanzán – Eres tú quien todavía la lleva.

  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now