El Idiota

En otro tiempo, un muchacho, qué se llamaba Jaime, vivía con su madre en un pueblo muy feo y triste. Ambos eran muy pobres y la anciana madre se ganaba la vida hilando, pero el hijo, en cambio, era tan perezoso que se negaba a llevar a cabo trabajo alguno, pues prefería tostarse al sol, durante el buen tiempo, y permanecer sentado al lado del hogar, durante el invierno. 

Por esta razón, todos lo llamaban “el perezoso”. Su madre, a pesar de todos los esfuerzos que hacía, jamás pudo lograr que el muchacho la ayudase en el menor de sus trabajos y así fue como, cansada, al fin, de aquella situación, tomó un día al muchacho por su cuenta y le dio a entender claramente que si no estaba dispuesto a trabajar para ganarse la comida, ella lo expulsaría de la casa, para que viviera como mejor le pareciese. 

Jaime comprendió que aquella vez iba de veras. Y, en consecuencia, fue a pedir trabajo a un agricultor vecino, quien lo contrató con el salario de un penique cada día. Trabajó durante aquella jornada y se dirigía a su casa muy satisfecho, con el penique que acababa de cobrar… Pero como no estaba acostumbrado a llevar dinero, perdió la moneda al atravesar un arroyo.

- ¡Idiota! - le dijo su madre, en cuanto él le hubo referido su desventura-. Pero ¿no comprendes que debías haberte guardado el penique en el bolsillo? 
 

El permaneció silencioso unos momentos y, al fin, contestó: 
 

- Otra vez lo haré así 

Al día siguiente, Jaime salió de nuevo y se contrató con un pastor de vacas, que, a cambio de su trabajo, le dio, por la noche, una jarra de leche. Jaime la tomó y, recordando el consejo que le diera su madre, el día anterior, la vació en uno de los bolsillos de su chaqueta. Y, como se comprende, al llegar a su casa ya no le quedaba una sola gota de líquido. 

En cuanto lo supo la madre, le armó un escándalo fenomenal, poniéndolo de vuelta y media y maldiciendo su suerte, que le había dado aquel hijo tan tonto e incapaz de hacer una sola cosa con sentido común. Después de demostrarle una y cien veces la tontería que acababa de cometer, a pesar de que el muchacho insistía en que no hizo más que seguir los consejos recibidos el día anterior, de que había de guardar en el bolsillo lo que le diesen por su trabajo, acabó convenciéndolo de que había obrado como un tonto de remate. Y él, entonces, le prometió que se enmendaría.

- Ya comprenderás - acabó diciendo la madre - que deberías haberte puesto el jarro de leche sobre la cabeza. 

- Bueno, otra vez ya lo haré así - prometió Jaime. 

Al día siguiente fue a contratarse de nuevo para trabajar, a las órdenes de un agricultor, quien le prometió darle, por la noche, un pedazo de queso de crema. Trabajó durante todo el día y en cuanto hubo terminado su tarea, el agricultor le dio el queso. Jaime, recordando las instrucciones de su madre, se lo puso sobre la cabeza y, al llegar a su casa, el queso estaba completamente estropeado; una parte de él se había perdido y como el queso era muy tierno, le resbaló el resto por la cara y le ensució el cabello y el traje. 

 

Se indignó la madre al ver lo ocurrido. Desesperada, empezó a arrancarse los cabellos y dirigió toda suerte de invectivas al estúpido de su hijo. El aguantaba, en silencio, aquella rociada de insultos y de malas palabras, sin comprender que había obrado mal, puesto que, en su fuero interno, estaba muy satisfecho de haber seguido las indicaciones de su madre; y al notar que ésta se callaba probablemente por no saber ya qué decirle, se defendió asegurando que había hecho exactamente lo que le mandara. 
 

- Pero ¿no comprendes, animal - exclamó la madre - que lo que te dije con respecto a la leche no tenía ninguna aplicación para el queso? Si tuvieras algo en la cabeza, te darías cuenta de que era preciso llevarlo cuidadosamente en las manos y no en la cabeza. 

- Bueno, no se enoje, madre - contestó el muchacho-. Le prometo que otra vez ya lo haré así. 

Al  día siguiente salió Jaime y encontró ocupación en casa de un panadero, el cual, a cambio de aquella jornada de trabajo, le prometió darle un gato. 

Pasó el día amasando la harina, según las instrucciones que le daba el panadero y en cuanto terminó su tarea, recibió, según se había convenido, un hermoso gato negro. 

Jaime lo tomó y, con el mayor cuidado, lo llevaba en las manos. Pero el gato, que no lo conocía y que estaba asustado a más no poder, se resistió tanto y le dió tales arañazos, que, al fin, Jaime no tuvo más remedio que soltarlo. 

En casa le esperaba una nueva reprimenda más violenta que la de los días anteriores, no por el valor del gato, sino porque su madre advirtió que su hijo no tenía sentido común ni era capaz de comprender nada en absoluto. Lo regañó, pues, largo rato, haciéndole comprender la torpeza que había cometido y él la escuchó sumiso, quizá dándose cuenta de la razón que asistía a su madre y prometió enmendarse. 

- Ya comprenderás – acabó diciendo ella - que debieras haber atado el gato con un cordel y tirar de él para que te siguiera. 

- Bueno, madre - contestó Jaime humildemente - Le prometo que otro día lo haré así. 

Al siguiente, Jaime fue a trabajar a casa de un carnicero. Pasó todo el día ayudando a su amo a servir a los compradores y al terminar la jornada recibió en pago de su trabajo una pata de carnero. Cuando la tuvo en sus manos reflexionó un rato, tratando de de recordar las instrucciones recibidas, pero en realidad solamente pudo hallar en su memoria las que su madre le diera la tarde anterior. Por consiguiente, buscó un cordel, ató la pata de carnero, la puso en suelo y luego echó a andar, arrastrándola. Al llegar a su casa, la carne que no había quedado convertida en piltrafas entre las piedras del camino, estaba completamente estropeada por el polvo y el barro. 

Aquella vez su madre se encolerizó en extremo, porque lamentaba como se comprende, que, a causa de la estupidez de su hijo no podrían ya regalarse con aquella buena porción de carne. Y como las provisiones que había en la vivienda eran muy escasas, al día siguiente, que era domingo, viéronse obligados ambos a contentarse con una col por toda comida. 

Después de dirigir a su hijo una reprimenda monumental, la pobre mujer acabó diciéndole:


- ¿No comprendes, idiota, que debías haber llevado la pierna de carnero sobre el hombro? 

Jaime que, a pesar de su estupidez y de su pereza, era un muchacho humilde y respetuoso, prometió que otra vez se acordaría de aquellas instrucciones. 

Al lunes siguiente, salió de nuevo y encontró trabajo al lado de un pastor, quien, en pago, le regaló un asno viejo. Y aunque Jaime era un muchacho muy fuerte, como es cosa bastante frecuente entre los tontos, le costó lo indecible y tuvo que hacer extraordinarios esfuerzos para cargarse el burro sobre los hombros. Al fin lo consiguió y, despacio, porque no le permitía otra cosa la carga que llevaba, emprendió el camino hacia su casa, muy satisfecho de su conducta y seguro de que aquella vez su madre no tendría nada que echarle en cara. 

Ocurrió que, en su camino, había de pasar por delante de la casa de un hombre muy rico, que vivía en compañía de su hija única, hermosa muchacha, aunque afligida por la desgracia de ser sordomuda. Nunca, en toda su vida, se había reído, siquiera una vez. Y los numerosos médicos que la visitaron estaban de acuerdo en que sólo recobraría el uso de la palabra, cuando alguien lograse hacerla reír.

Estaba la hermosa muchacha mirando a través de la ventana, cuando pasó Jaime con el burro a cuestas; el animal agitaba las patas en el aire, resistiéndose a ser llevado de  aquel modo. Y su peso, añadido a la agitación de todo su cuerpo, eran tal vez más de lo que Jaime podía resistir, a pesar de que, según ya se ha dicho, era un muchacho vigoroso y estaba dotado de fuerzas muy superiores a las de su edad. 

Pero él y su burro formaban un grupo tan cómico, que la joven no pudo continuar en su acostumbrada seriedad, sino que empezó a reírse a carcajadas, de tal modo que se vio obligada a llevar las manos a la cintura para contenerse un tanto. 

Al mismo tiempo y sin darse cuenta ella misma de lo que le sucedía, profirió algunas palabras entre sus carcajadas. 

Ya se puede imaginar cuál sería la alegría de su padre al observar aquel milagro, que, hasta entonces, nunca se había atrevido a esperar. A su vez, acudió a la ventana y viendo a Jaime cargado con el burro, estalló en carcajadas. . 

Pero cumplió la promesa que había hecho y casó a Jaime con su hija, en premio de haberle procurado el uso de la palabra. 

De este modo Jaime, a pesar de su tontería, se convirtió en un rico caballero. En adelante vivió en la hermosa casa de su suegro y la madre del muchacho también fue a vivir allí y hasta el día de su muerte gozó de un bienestar y de unas comodidades que nunca había conocido.

Se sugiere ver: Epaminondas ; Miguel el loco

  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now