La muerte de la gallinita

Recopilado por los hermanos Grimm

En cierta ocasión, Gallinita y Gallito fueron al monte de los nogales y convinieron en que, el que encontrase una nuez, la partiría con el otro. He aquí que Gallinita encontró una muy grande, pero no dijo nada, pues quería comérsela ella sola. Pero tanto abultaba la nuez, que no pudo tragársela y se le quedó atragantada. Estaba ella en gran apuro, pues temía ahogarse, y gritó:

- ¡Gallito, por favor, corre cuanto puedas y tráeme agua, pues me ahogo!

Gallito echó a correr, tan rápidamente como pudo, hacia la fuente y, al llegar a ella, le dijo:

- Fuente, dame agua: Gallinita está en la nogaleda, se le ha atragantado una nuez muy gorda y se está ahogando.

Respondióle la fuente:

- Corre antes en busca de la novia, y dile que te dé seda colorada.

Corrió Gallito a la novia.

- Novia, dame seda colorada, que la llevaré a la fuente y ella me dará agua para llevar a la Gallinita, la cual está en la nogaleda con una nuez atragantada y a punto de asfixiarse.

- Corre primero a buscarme una guirnaldita que se me quedó colgada del sauce – le contestó la novia.

Corrió Gallito al sauce y, descolgando la guirnalda de una rama, llevóla a la novia. La novia le dio seda colorada;  y, al entregarle la seda colorada, dióle agua la fuente. Gallito llevó entonces el agua a Gallinita, pero ya era tarde. Cuando llegó, Gallinita, asfixiada, estaba tendida en el suelo, inmóvil.  Quedó Gallito tan triste, que prorrumpió en amargo llanto y, al oírlo, todos los animales acudieron a compartir su dolor. Seis ratones construyeron un cochecito para conducir a Gallinita a su última morada, y cuando el cochecito estuvo listo, se engancharon a él. Gallito se puso de cochero;  pero en el camino se les presentó una zorra:

- ¿A dónde vas Gallito?

- A enterrar a Gallinita

- ¿Me dejas que te acompañe en el coche?

- Sí, pero detrás tendrás que sentarte, o mis caballos no podrán llevarte.

Sentóse la zorra detrás y, sucesivamente, subieron el lobo, el oso, el ciervo, el león, y todos los animales del bosque. Y así continuó la comitiva hasta llegar a un arroyo.

- ¿Cómo lo cruzaremos? – preguntó Gallito.

He aquí que había allí una paja, la cual dijo:

- Me echaré a través y podréis pasar por encima de mí.

Pero no bien los seis ratones hubieron llegado al centro del puente, hundióse la paja cayéndose al río, y con ella los seis ratones, que se ahogaron. Ante el apuro, acercóse una brasa de carbón y dijo:

- Yo soy lo bastante larga para llegar de una orilla a la otra; pasaréis sobre mí.

Y se atravesó encima del agua, pero apenas su cuerpo tocó el agua, se oyó un siseo y quedó muerta. Al ver esto una piedra, sintió compasión y, deseosa de ayudar a Gallito, púsose a su vez sobre el agua.  Unsióse el propio Gallito al coche, y cuando ya casi tenía a Gallinita en tierra firme, se dispuso a arrastrar a los que iban detrás. Como era excesivo el peso de todos, desplomóse el coche y todos cayeron al agua y se ahogaron. Gallito se quedó, entonces, sólo con Gallinita. Le cavó una sepultura, la enterró en ella, y erigióle un túmulo encima. Posándose luego sobre su cumbre, estuvo llorándola hasta que se murió. Y helos aquí, muertos a todos.

Se sugiere ver: Piojito y pulguita

  • Wix Facebook page
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now